Unicorn wars: Guerra no apta para menores


Categoría: Criticas Publicado el: 21 octubre, 2022
Por:

Hace seis años, antes de una crisis sanitaria y de un enfrentamiento bélico en Europa que amenaza con empeorar día a día, Alberto Vázquez, un ilustrador y artista, director de Psiconautas, estaba rebuscando entre sus ideas una base sobre la que trabajar en su próximo largometraje. Entre las opciones, decidió tomar uno de sus cortos previos, Sangre de unicornio, y ampliar su concepto para crear una historia dura y adulta sobre los horrores de la guerra. Sin perder su estilo característico y sin dejar de lado su mensaje social, así nació Unicorn Wars.

La historia trata sobre el enfrentamiento entre los ositos, claramente inspirados en los Care Bears, conocidos como Ositos Amorosos en España, y los unicornios del bosque. Para los osos, los equinos están ocupando su bosque sagrado y las santas escrituras sobre las que cimientan su fe hablan del exterminio de estos para traer la paz al mundo. Además, en esas tierras también moran los simios que han empezado a adorar a otros dioses paganos y empiezan a suponer un problema.

Así pues, lejos de buscar la convivencia entre las razas, un grupo de reclutas es enviado a una peligrosa misión en el bosque sagrado en busca del anterior grupo de exploración. Una tarea que desatará sobre ellos los peores traumas bélicos y la más dura realidad de la guerra. A lo largo del entrenamiento previo y de la búsqueda por el oscuro bosque, iremos conociendo a cada integrante del pelotón con su personalidad, sus problemas, sus sueños y sus esperanzas en el futuro. Unas esperanzas que la guerra no dudará en pisar.

Alberto Vázquez nos trae esta amarga historia de la mano de dos hermanos: Azulín y Gordi. Dos caras de una misma moneda. El corazón de Gordi, capaz de ver la bondad en los demás y siempre confiando en los otros, chocará de bruces con la realidad que se vive en un conflicto armado, mientras que Azulín, desconfiado y frío por naturaleza, cree tener las ideas claras de cómo afrontar lo que les espera. Visiones opuestas de una misma situación donde se nos muestra que vivir la guerra no favorece a nadie.

Unicorn Wars es hijo estos tiempos y no se puede entender el resultado final sin tener en cuenta que gran parte de su creación se hizo durante la pandemia mundial. Aun así, la ejecución técnica de la obra es de un nivel increíble. El detalle en cada gesto y la fluidez de los movimientos le hace merecedor de compartir categoría con las obras más reconocidas de autores de renombre como Masaaki Yuasa o el mismo Takahata.

Una película llena de influencias como Apocalypse now, Chaqueta metálica y entre otras que trae, una vez más, una visión sobre la guerra que hacía años que no llegaba a nuestras carteleras. Sin temor a mostrar de más y sin querer ocultar nada, este film vuelve a enseñarnos cómo viven los soldados en el frente y las secuelas de la guerra. Toda una delicia a los ojos y puño en el corazón.

Por