Crítica de «Huevos de Oro»


Categoría: Amazon Prime Publicado el: 17 octubre, 2023
Por:

Una película con la diana en el hombre viril. Con dos rolex como dos huevos.


Con un Bardem joven pero arrollando la gran pantalla. El actor canario logró plasmar a la perfección en esta película la imagen de una persona egoísta, trastornada con los físicos, y con una ambición desmedida.

Huevos de Oro formó parte de una trilogía de películas de ambiente español dirigidas por el director Bigas Luna. En este filme encontramos a Benito González, un joven militar que sueña con convertirse en un empresario de éxito y construir un enorme rascacielos.

El personaje de Benito interpretado a la perfección por Javier Bardem tiene una extraña y preocupante obsesión con el peso y olor de sus novias.

Enfrentados por el amor de una mujer se odia a personas. Benito González se acaba alejando de uno de sus mejores amigos y de su primer amor después de que a sus espaldas tuvieran un encuentro amoroso. «Por el Amor de una Mujer» es la canción de Julio Iglesias que obsesiona durante toda la película a Benito González.

Un chiringuito de playa y otra joven. El personaje de Claudia cobra vida gracias a la gran Maribel Verdú, quien consigue llamar la atención del farsante joven empresario Benito. Ambos congenian sexualmente de una manera brillante, pero el peso de Claudia era excesivo para nuestro protagonista.

Después de prostituir a su segundo amor sin éxito tratando de conseguir un dinero vital para sostener el fraude y las deudas que llevaba consigo Benito, acaba siguiendo su naturaleza propiamente egoísta y casándose con Marta por su principal interés, el dinero. Marta interpretada por María de Medeiros.

Con su sueño cada vez más cerca, Benito comienza a sentirse como el verdadero mandamás que asegura llevar dentro.

Referencias fálicas y unos planos regidos por desnudos. «Un edificio que va a subir como una polla». Bigas Luna utiliza con reiteración los cuerpos al natural de los amores de Benito, y unos comentarios vulgares y subidos de tono.

El director busca mostrar la figura de este «macho ibérico» obsesionado con «follar y ganar pasta». Con un guion grotesco, machista y opresor, se consigue rodar esta obra en la que el espectador puede ver el crecimiento de la figura del empresario corrupto y negligente, con un final que deja a Benito en una situación desestructurada y corrompida.

Con un pico creciente donde encontramos a Benito con un rolex de oro en cada muñeca como prometió a su amigo al comienzo de la película. «Dos y de oro».

Acabando solo, sin amor alguno, aparece un nuevo personaje, el de una prostituta que se acerca a nuestro «exitoso empresario» con el fin de sacarle el dinero. Benito desolado y con la figura de macho por los suelos ha permitido a Bigas Luna tratar de acabar desmitificando la imagen del hombre grandioso, patriarca y regidor de la vida de su mujer.

Por