Sitges 2022: Dia 1


Categoría: cine Publicado el: 10 octubre, 2022
Por:

Arranca el festival de cine en Sitges y el público empieza a llegar a la ciudad. Las calles se comienzan a llenar y las colas en las taquillas se hacen cada vez más largas. Gente con listados infinitos de películas esperando turno para adquirir sus butacas. El tiempo acompaña y hace un calor veraniego para ser octubre. Un clima ideal para disfrutar de este evento anual.

Empiezo el día con Brian and Charles, una comedia ligera de bajísimo presupuesto grabada en algún rincón perdido de las montañas galesas. Con un humor muy británico, la película nos narra en forma de falso documental la vida de un inventor fracasado que sobrevive aislado de la sociedad en las afueras de un idílico pueblo. Un día, más por suerte que por talento, consigue crear, con una lavadora y la cabeza de un maniquí, un robot totalmente funcional e inteligente. Una versión cómica de Frankenstein para toda la familia.

La siguiente sesión es Venus, de Jaume Balagueró. Esta nueva propuesta nace de la inspiración del director en los cuentos clásicos de terror de H.P. Lovecraft, más en concreto “Sueños en la casa de la bruja”. Las referencias a la historia literaria son numerosas, pero cierto es que de conocer esta, la película no consigue transmitir esa esencia de terror de forma efectiva. La interpretación de Ester Expósito cumple sin más y el trabajo de dirección está bien, pero sin lucir. Una obra que puede sorprender a algún despistado, aunque sea un trabajo algo justo.

Sigo por la tarde con Zalava. Una película iraní sobre el choque de las viejas costumbres y tradiciones con el escepticismo. Un oficial militar tendrá que hacer frente a una serie de posesiones demoníacas en un pequeño pueblo donde la superstición reina. Su desconfianza en el exorcista y su falta de fe le pasarán una cara factura. Una película con muchos matices y sin miedo a tratar temas muy interesantes, pero que, pese a ello, no termina de convencer por la falta de ritmo y acción.

Termino el día con The Lair, la última película de Neil Marshall, director de la serie Westworld, y de Hannibal y de películas como Dog Soldiers. Este caso, nos adentramos en una película de acción americana con muchos disparos, explosiones y sobreactuaciones. En un terreno bajo el control talibán, unos soldados deberán enfrentarse a unos especímenes horribles que, de forma fortuita, se han escapado de un búnker soviético. Previsible de principio a fin y sin nada que resaltar, aunque consigue entretener dignamente al público.

Saliendo de la sala con el reloj a punto de marcar las tres de la madrugada, doy por cerrado el primer día de festival. Un inicio muy interesante y prometedor que augura un año en Sitges lleno de sorpresas interesantes.

Por