Día 8 en Sitges 2022: llegó Halloween


Categoría: cine Publicado el: 16 octubre, 2022
Por:

Con un sol veraniego que no es normal en octubre, las playas de Sitges están llenas hasta los topes. En los chiringuitos y las terrazas se hacen colas de gente esperando mesa libre mientras grupos de turistas recorren el paseo marítimo. Las tiendas especializadas del festival que hay delante la playa no dan abasto de la cantidad de gente que, aprovechando el buen clima, buscan un souvenir de estos días de cine. Demasiado sol, prefiero las luces apagadas de la sala durante la proyección.

Por la mañana, llega el momento de reencontrarme con la mente torcida de Raúl Cerezo y Fernando González Gómez, directores de Viejos. El año pasado nos trajeron La pasajera, película que abrió más de un debate en barras de bar y esta nueva obra tiene papeletas de volver a ello. Zorion Eguileor vuelve a ponernos los pelos de punta como ya hizo en El hoyo, y es el auténtico protagonista de la película. Una historia de terror de antaño con escenas muy potentes.

Después de comer bajo un sol desproporcionadamente abrasador para esta época del año, entro a la única sesión del festival de Halloween Ends. Por problemas varios, Jamie Lee Curtis no puede asistir al cierre de una de las sagas que encumbró su carrera, aunque amablemente no da las gracias por el apoyo de todos estos años en un video que nos muestran antes del pase del film. La película empieza y se hace el silencio en la sala. Esta última Halloween no llega ni a los pies de sus anteriores entregas y el público lo nota desde el inicio. Terminando la primera hora se empiezan a oír los primeros aplausos y termina la proyección con una ovación que rinde homenaje a Halloween, pero no a esta película. Una gran saga, un peso histórico en el cine de terror y cuyo visionado es un peregrinaje obligatorio para los fans del slasher, que termina de forma bastante mediocre y sin convencer a nadie.

Algo decepcionado aun por este final descafeinado de un clásico, llego a la última película del día, What to do with the dead kaiju?. En mi ignorancia, esperaba encontrar una película de reflexión sobre los problemas de tener un enorme cadáver de un monstruo en medio de la ciudad y la gestión de su retirada al más puro estilo Shin Godzilla. Qué gran error por mi parte. Me encuentro de frente con una película japonesa de pedos y chistes malos que no me convence ni me hace entrar en su juego.

Una noche más cerrada en decepción. Una mala costumbre que parece estar naciendo como si de una maldición se tratase. Espero que en estos dos días restantes consiga quitármela de encima.

Por